El Pastor  Luis Cruz nació en San Luis Tolima  en Colombia. Entregó su vida al Señor Jesús en el año 1996 en CMB Calle 2 en el centro de Bogotá. Dónde vivió tiempos de poder y avivamiento que colocaron una llama encendida en su corazón que dieron a luz  el fuego de servir a Dios evangelizando en todo rincón de la ciudad de Bogotá, de la mano del departamento de evangelismo de la iglesia CMB ,allí mismo empezó a estudiar en el instituto bíblico ministerial Bethesda  hasta que continuo su trabajo en la ciudad de Sogamoso en el ministerio Bethesda de dicha ciudad donde sirvió con una gran pasión de ganar almas para el reino siendo  pionero en llegar a municipios cercanos donde hoy está presente la obra misionera.

Contrajo matrimonio con Bibiana Luna en el año 1998 y comenzó con ella a dirigir sus pasos juntos al servicio del señor

 Fue así como a través de la autoridad  local el pastor Luis Luna fue enviado a la ciudad de Duitama en el departamento de Boyacá en el año 2002 con solamente su fe en el poder del Señor Jesucristo. Llego a  Duitama el 2 de junio del mismo año  a fundar el CMB de Duitama  buscando un lugar donde establecer  la iglesia  se ubicó en el corazón de la ciudad donde la obra se encuentra hasta hoy.

Tuvo un gran encuentro con el Señor Jesucristo cuando en el año 2006 le fue diagnosticada una enfermedad  terminal a la cual hizo frente con la ayuda del Espíritu Santo de Dios de la que salió avante para continuar sus labores pastorales y la edificación del templo de Dios en dicha ciudad apasionado por Cristo culmina la edificación de la obra e incursiona en los medios de comunicación locales con dos  programas  de tv que realizan conjuntamente con su esposa llamados  RESCATANDO A LA FAMILIA  Y BENDECIDOS PARA BENDECIR  donde con la ayuda del Dios vivo se  a edificado la ciudadanía en general  en el amor y respeto por la familia.

En el año 2011 viendo las necesidades y la vulnerabilidad de la ciudad crea la fundación ODEF OPERACIÓN DEFENDIENDO A LA FAMILIA donde le fue posible llegar a los sectores más necesitados de la ciudad con el pan de vida del cielo y con ayudas para el sustento y el buen vivir desde entonces  a  estado completamente  dispuesto al servicio de Dios y de la comunidad boyacense.